23-04-2014

ELENA & MIGUEL

Aún recuerdo cuáles fueron las sensaciones que me transmitían sus fotografías. Me encantaban el color que tenían, la luz, pero, sobretodo, sentía algo especial: las fotografías tenían alma.

Es por ello que no dudé. Ni yo, ni Migue, ambos estuvimos de acuerdo, incluso antes de saber si Sergio y Clara estaban o no disponibles para el día de nuestra boda.
Y no nos equivocamos. No te das cuenta de la importancia que tiene encontrar a unos fotógrafos que estén acorde con tu forma de ver la vida. Pero cuando los encuentras y vives esa experiencia todo cambia.
Sergio y Clara se adaptaron perfectamente a nuestra forma de ser, nos dejaron ser nosotros mismos, y ellos se dedicaron a buscar exactamente qué era lo que nos caracterizaba como persona individual y como pareja.
Es por ello lo que decía al principio: sus fotografías tienen ALMA.
La experiencia es maravillosa. La disfrutamos todos, aunque no seas amante de ponerte delante de un objetivo. Se convierte en algo cercano, personal, algo entre los fotógrafos y tú, tú y tu pareja…
Nosotros en concreto, vivimos intensamente la pre-boda en París. Está claro que París te envuelve, y nosotros cuatro nos dejamos envolver, como enamorados que somos. Y de ahí el resultado. Inmejorable. Tanto la estancia, como la compañía, como los buenos momentos fueron impresionantes. Y por supuesto, las fotografías son MAGNÍFICAS.

Así que muchas gracias Sergio y Clara, muchísimas gracias por hacernos recordar nuestra boda y nuestra pre-boda de la manera en la que la recordamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *