23-04-2014

LUCÍA & IGNACIO

Hace pocos años, Sergio en sus ratos libres y con una simple cámara, capturaba paisajes, objetos, personas, momentos… Era difícil entender cómo alguien sin experiencia podía llegar a expresar tanto. Y es que no había nada que entender, su capacidad es innata, él ha nacido para dedicarse a esto.
Y de admirar el arte de Sergio, Clara comenzó también a amar la fotografía. No deja de sorprendernos cuando vemos la evolución que ha tenido desde que a él le cogía prestada su cámara para sólo hacer un par de fotos.
Aunque nuestra amistad ya existía, la relación con ellos como fotógrafos comenzó en Ronda, un lugar donde sin duda saldrían unas fotos preciosas. Pero en este tiempo que ha pasado desde que decidieran dedicarse profesionalmente a la fotografía han demostrado que no hace falta un bonito entorno para plasmar lo mejor en una instantánea.
Que fuéramos amigos no fue el motivo por el que decidimos que fueran ellos quienes inmortalizaran cada momento del que hasta hoy ha sido el día más especial y bonito de nuestras vidas. Quizás nos planteamos lo contrario, pues no era justo hacerles trabajar en un día en el que debían disfrutar junto a nosotros. Pero sin duda tomamos la decisión acertada, pues además de transmitir en cada foto lo que realmente sentimos, son unos profesionales que disfrutan haciendo su trabajo.
Sergio y Clara, gracias por ser así.
Sobra decir que nuestra amistad será para siempre, pero no olvidéis que como nuestros fotógrafos la relación tampoco se queda aquí, aún tenemos pendiente la postboda.
Ignacio y Lucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *